Zapatillas con control de movimiento

¿Estás indeciso con las zapatillas que quieres para Navidad? ¿Aún no sabes cuáles son las que más te convienen? Antes de tomar una decisión, lee este nuevo post donde vamos a describir un nuevo tipo de zapatillas para correr. ¡Te será de gran utilidad para tu elección!

En la entrada anterior hablamos sobre las zapatillas neutras y sus principales características. ¿Crees que son las únicas? No, aparte de estas, existen otros dos tipos de zapatillas como son las de control de movimiento y estabilidad. Hoy, nos vamos a centrar en las de control de movimiento.

La pronación es un movimiento que realiza el pie con el fin de amortiguar la carga. Una gran cantidad de este movimiento ocasiona una mayor rotación tibial, originando más tensión en la articulación del tobillo y rodilla. De ahí la importancia de limitar la pronación.

Ahora bien, ¿qué caracteriza a estas zapatillas? Como hemos dicho, las zapatillas de control de movimiento están diseñadas para evitar una excesiva pronación del pie. ¿Cómo lo hacen? Incorporan a la zapatilla algunos elementos que limitan, destacando: uno a nivel de la parte interna, donde encontramos una mayor cantidad de material más denso que hace que este movimiento se vea limitado (Los fabricantes suelen variar los colores para indicar la densidad del mismo); y el otro limitante, se sitúa en la zona del arco del pie para evitar la torsión de la zapatilla en el eje longitudinal (añaden algún tipo de material no deformable similar a una pieza de plástico).

Esta alta densidad de la suela repercute en una menor amortiguación si la comparamos con las zapatillas neutras y algo menos, comparadas con las zapatillas de estabilidad (que hablaremos más adelante en la siguiente entrada).

Zapatillas con control de movimiento

¿A quién van dirigidas estas zapatillas de control de movimiento? Principalmente, están diseñadas para aquellas personas con una biomecánica del pie que se caracteriza por una excesiva pronación del retropié y hipermovilidad del primer dedo y mediopié. Este tipo de zapatilla tiene una construcción más rígida y dura por lo que prescribir unas zapatillas de estas características sin una buena justificación puede conllevar a una lesión.

Publicado el 20 diciembre, 2015 en Zapatillas de correr

Respuestas (3)

  1. JoseL
    21 diciembre, 2015 at 1:43 am · Responder

    ¿Y no sería mejor trabajar con una zapatilla neutra, y unas plantillas que permitan adaptarse a esa hiperpronación del pie? Aparte de trabajar la musculatura propia del pie.

    Un saludo!

    • I+D Running
      28 diciembre, 2015 at 11:53 pm · Responder

      Hola JoseL, nosotros siempre apostamos por fortalecer aquellos músculos que pueden controlar los movimientos anómalos. En este caso, un fortalecimiento del tibial posterior y del flexor del dedo gordo del pie es una muy buena estrategia para controlar una pronación del retropie excesiva.
      Saludos

  2. cindy
    25 octubre, 2017 at 1:53 pm · Responder

    Hola, este tipo de calzado es adecuado para un pie plano con talón valgo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top