¿Cómo elegir la zapatilla adecuada para correr? (I)

Hoy empezamos una serie de posts para ayudar a los runners con una pregunta que nos hacen muy a menudo y que es una clara preocupación para todo tipo de corredores: ¿Qué zapatilla de correr necesito para no lesionarme?

A pesar del auge del running en los últimos años, las lesiones en corredores siguen en los mismos niveles que en los años 80, con lo que lamentablemente reducir esos niveles de lesión significativamente es una tarea más compleja que simplemente elegir la zapatilla adecuada. Aun así, las zapatillas tienen un papel destacado en la prevención de lesiones por lo que una buena elección siempre es importante. Con este post iniciamos una serie recomendaciones y guías que podáis elegir la zapatilla más adecuada a vuestra forma de correr.

Son muchas las opciones que encontramos en el mercado y más aún las teorías entorno a los criterios de selección. Una de las teorías que habitualmente oímos es la elección de las zapatillas en función de la altura de nuestro arco plantar. Así para aquellos que tienen un arco plantar muy bajo, pie plano, se les suele aconsejar una zapatilla de control de movimiento. Para aquellos que tienen un arco plantar muy elevado, pie cavo, se les aconseja una zapatilla neutra. Y finalmente, para aquellos que tienen un arco plantar de altura normal, se les aconseja una zapatilla de estabilidad.

arco-plantar-running

Esta teoría se basa en la idea de que un arco plantar demasiado bajo facilita que el pie prone excesivamente durante el apoyo por lo que el corredor necesita una zapatilla que controle ese movimiento excesivo. Por el contrario, aquellos corredores con un arco plantar demasiado elevado se les supone un pie rígido que restringe su capacidad de amortiguamiento aumentando las fuerzas de impacto y limitando el movimiento de pronación. A estos corredores se les aconseja una zapatilla neutra. El problema de esta teoría es que el pie no se comporta del mismo modo en estático que cuando corremos por lo que esta teoría puede no ser válida. Recientes estudios científicos (Knapik et al., 2010; Knapik, Trone, Tchandja, & Jones, 2014; Ryan, Valiant, McDonald, & Taunton, 2011) han comprobado la validez de esta teoría como método para la elección de zapatillas con el objetivo de prevenir lesiones. Y todos ellos llegan a la misma conclusión, la selección de las zapatillas en base a la altura del arco plantar no es un método válido para elegir las zapatillas que nos eviten las lesiones. La tasa de lesión entre corredores que utilizan este método y otros que eligen las zapatillas de forma aleatoria es la misma.

Por tanto elegir la zapatilla que se adapte a nuestro estilo de carrera es más complejo que la simple observación del arco plantar en base a la huella plantar. Las lesiones en carrera son producidas por varias causas que se producen a la vez por lo que necesitaremos más información recogida en movimiento y sobre más partes de nuestro cuerpo para poder elegir esa zapatilla que se adecua mejor a nuestra forma de correr.

¿Qué tipo de información? Estaros atento a los próximos posts…

Publicado el 12 julio, 2015 en Zapatillas de correr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top